– Si nos cuidamos, si nos importa nuestra salud física y psíquica y el bienestar de los que viven con nosotros,

– Si amamos nuestro entorno y queremos respetar y cuidar el medio natural,
entonces será de nuestro interès habitar en un espacio saludable y respectuoso con nosotros mismos y con el medio ambiente. De todo ello se encarga la bioconstrucción.

Si hablamos de bioconstrucción, hablamos de materiales.

Nos preguntamos: qué materiales se utilizan en bioconstrucción? Seguro que ya los conocemos…
La piedra, la madera, la cal, la arcilla, la tierra, el agua, la paja, el bambú, la caña, el corcho, el cáñamo, el papel, la cerámica… y un largo etcétera que incluye materiales más o menos elaborados en base a los materiales primarios.

Pero, por qué utilizamos estos materiales? En qué nos basamos cuando tenemos que seleccionar y definir qué materiales son los más apropiados?

De una manera muy resumida, podríamos decir que los materiales que utilizamos en bioconstrucción cumplen los siguientes requisitos:

són naturales, en general poco procesados.
no són tóxicos.
contribuyen a mejorar el ambiente interior, son saludables.
tienen un impacto ambiental nulo o reducido.

Llegar a esta conclusión aparentemente tan simple no es fácil ni sencillo, es el resultado de un estudio profundo que pasa por:

un seguimiento de todo el proceso de elaboración del material para definir su huella ecológica: orígen, extracción, fabricación, aplicación, vida útil, eliminación, reciclaje, reutilización, reintegración, consumo de energia, contaminación ambiental, etc.

un estudio profund de las propiedades físicas del material, que nos permitirá definir las propiedades de una solución constructiva: el aislamiento térmico, la capacidad de acumulación de calor, la temperatura superficial, la capacidad de difusión del vapor de agua, la higroscopicidad o capacidad de regulación de la humedad ambiental, la impermeabilidad i la permeabilidad al aire i al agua, el aislamiento acústico, las propiedades eléctricas y magnéticas, la radioactividad, etc.

un análisis de la composición química del material elaborado.

La valoración de cada uno de estos parámetros nos permitirá definir si un material o solución constructiva es apto para ser utilitzado, y contribuye en la mejora del ambiente interior de nuestra casa, de nuestra salud, y de la salud de nuestro entorno natural.

Natxo Femenia Larrosa (arquitecto)
Núria Valldeneu Cabré (arquitecta, máster en bioconstrucción, asesora en bioconstrucción IEB)